LA HISTORIA DE ISRAEL

 

 

 

 

 

¡La historia de Israel es más fascinante que una novela! La conquista de Jericó, Sansón y Dalila, David y Goliat, David y Betsabé, Daniel en el foso de los leones – ¡todas historias más entretenidas que las películas! ¡Hay guerras, asesinatos, romances, y milagros!

 

(Logos)

Pero el drama de Israel es la historia del reino de Dios. En los triunfos de Israel, vemos la gloria de Dios; en las derrotas, reconocemos el pecado del hombre.

Israel debía ser un ejemplo de lo que Dios quería de toda la sociedad. Pero el pecado impidió que esto fuera así.  Israel fue una mera sombra del Reino de Dios. Fue como un “ensayo”,  por decirlo así, del verdadero Reino Eterno que establecería  Jesús. El mismo hecho de que fallara Israel demuestra la necesidad del verdadero Rey.

 

Los libros históricos

Primero, Dios guiaba a Israel directamente a través de los jueces en una teocracia, pero el pueblo quería tener un rey como las otras naciones. El primer rey fue Saúl, seguido por David y Salomón. La capital de su reino era Jerusalén. En general, los años de estos tres reyes fueron gloriosos. Gozaban de prosperidad económica, superioridad militar, y dominio cultural.

 Sin embargo, pronto se corrompió el Reino. Salomón tenía mil esposas, muchas de las cuales eran extranjeras que adoraban a otros dioses. Así él permitió que la idolatría se radicara en Israel, y esto contaminó la religión y la moralidad del Pueblo de Dios.

 Durante el reinado de su hijo Roboam, se dividió la nación. Las tribus de Judá y Benjamín quedaron en el sur, con Jerusalén como capital, y las otras diez tribus fueron más al norte, con Samaria como capital. Las tribus del sur usaban el nombre Judá, y las tribus del norte usaban el nombre Israel.  Fue en este tiempo que Dios envió a muchos profetas para llamar a Su Pueblo al arrepentimiento, pero pocos les escucharon. Cambiaban de un rey a otro, muchas veces a través del engaño y de la violencia.

 Finalmente, el Señor usó las naciones vecinas para castigarlos. Asiria llevó a Israel al cautiverio, y Babilonia a Judá, conquistando a Jerusalén y destruyendo el templo. Años después, algunos volvieron a Jerusalén para reconstruir el templo y hacer un fiel, pero débil, intento de restaurar el Reino de Israel.

 

Los libros poéticos

La poesía bíblica fue compuesta durante el período de la monarquía y la prosperidad, antes de la división. La mayor parte de esta poesía fue escrita por David y Salomón. Incluye algunos de los poemas favoritos de personas en todo el mundo, como el Salmo 23.

           

“El Señor es mi pastor, nada me faltará.  En lugares de delicados pastos me hará descansar. Junto a aguas de reposo me pastoreará. Comfortará mi alma. Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo. Tu vara y tu cayado me infundirán aliento….” 

(Salmo 23)

 

(Logos)


 

 Los libros proféticos

Durante el tiempo de la división, Dios habló a Su Pueblo a través de predicadores, llamando al arrepentimiento, ofreciendo perdón, y avisando que el Mesías venía, que era Jesucristo. Los mensajes de estos profetas están anotados en los libros proféticos.

 

           (Logos)            

Los libros del Antiguo Testamento se extienden hasta cuatrocientos años antes de Cristo. Durante los cuatro siguientes siglos, Israel fue gobernado por varias naciones. Bajo Alejandro el Grande, todo el territorio del medio-oriente quedó bajo la influencia del idioma y la cultura de los griegos, incluyendo hasta el tiempo del Nuevo Testamento, cuando los romanos estaban gobernando.

 

   Prueba

 

Home ] Up ] index2español ] index2English ] Biblia 01 ]