LAS CARTAS                  

Pablo escribió la mayoría de las cartas del Nuevo Testamento. Su propósito era animar a los nuevos creyentes en su crecimiento espiritual y explicar el significado de la salvación.

Romanos es la más teológica y sistemática de las cartas. Explica que somos declarados justos por la fe. Todos los hombres somos pecadores, y merecemos la condenación eterna. Pero por medio de la fe en Cristo y en Su obra en la cruz, podemos ser perdonados y justificados, recibiendo la vida eterna.

Las otras cartas de Pablo son las siguientes:

Hebreos es una carta dirigida a los judíos (los hebreos) para mostrar que Cristo es superior a los ángeles y a cualquier sacerdote humano. El autor es anónimo.

Las otras cartas que no son de Pablo llevan el nombre del autor:

 

EL APOCALIPSIS

 

El Apocalipsis es uno de los libros más gloriosos de toda la Biblia. Contiene imágenes coloridas y escenas   dramáticas,  simbolizando eventos importantes, naciones, y seres divinos. Nos abre el cielo para mostrarnos a Cristo en su gloria, con seres celestiales que adoran a Dios día y noche. El propósito era el de animar a los cristianos en medio del sufrimiento, ya que en esa época, estaban siendo torturados y asesinados por las autoridades romanas. Contiene profecías de la segunda venida de Jesús, sin pretender darnos una cronología detallada del fin del mundo. Revela la victoria de Cristo sobre Satanás, y termina con una escena de la nueva Jerusalén. Contrario al concepto común, la Biblia no enseña que los cristianos vayamos a terminar como ángeles en el cielo, sino que enseña que habrá un nuevo cielo y una nueva tierra, donde  viviremos eternamente en la presencia del Señor.  

"Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Apocalipsis 7:16-17)

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios….” (Apocalipsis 21:1-2)

“¡He aquí, vengo pronto”!  (Apocalipsis 22:7)

 


(Altar del templo del campamento metodista "El Canaán" cerca 
de Santa Clara, Cuba, representando la nueva Jerusalén)

               

  Libros claves después de los evangelios:

Libro

Mensaje

Hechos

La extensión de la Iglesia

Romanos

La salvación por fe

Hebreos

La superioridad de Cristo

Apocalipsis

La victoria de Cristo

    Prueba

Home ] Diagnóstico ] 1. Antiguo Testamento ] 2. Nuevo Testamento ] 3. Fechas y Mapas ] 4. El Mensaje de la Biblia ] 5. Preguntas difíciles ] 6. El Encuentro diario ]